Cristianismo, Masonería y Marxismo

Por Fernando Laredo Cárter.

Desde la aparición de la Teología de la Liberación en América del Sur y en Centroamérica, en los años 60, los cristianos han estado confundidos y haciendo alianzas con grupos anticristianos, y desfigurando su mensaje y valores esenciales. En Chile, la aparición del partido Izquierda Cristiana de inspiración marxista desde los años 70 son la prueba objetiva de aquella tendencia. Y eso fue una maniobra de infiltración deliberada del partido Comunista hacia la Democracia Cristiana chilena.

Lo mismo ocurrió entre los integrantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria desde 1967. Sacerdotes católicos, como Rafael Maroto Pérez, se convirtieron en los directores espirituales e incluso presidieron a esa organización marxista. En Colombia el Sacerdote Camilo Torres también tomaron ese camino ingresando en la FARC.

Gustavo Gutiérrez, sacerdote peruano que se educó en Chile, fue el líder intelectual del llamado “Cristianos para el Socialismo”, que eran 80 y llegaron a ser 300 durante el período de la Unidad Popular. Y que contrariamente a lo que muchos piensan no contó con el apoyo del sr. Arzobispo de Santiago, Raúl Silva Henríquez, quien al contrario, rechazó ese camino, en comunicados escritos de carácter oficial, dirigidos a esos sacerdotes.

Tal rechazo del arzobispo de Santiago se basó en que los documentos y encíclicas sociales de todo el siglo XX e incluso desde 1848, tras la publicación del Manifiesto Comunista, la Iglesia Docente ha rechazado el marxismo como doctrina de solución de los problemas sociales del mundo.

Es más, la Encíclica Divini Redemptoris, de 1937, escrita por el papa Pio XI, prohibió toda cooperación a los católicos laicos y eclesiásticos con los partidos socialistas y comunistas.  Lo mismo dijo el Papa Juan XXIII, en la Encíclica Mater et Magistra, quien agrega que un católico no puede apoyar con su voto a los partidos socialistas marxistas moderados, por ser contrarios a los principios éticos y filosóficos del cristianismo. Paulo VI y Juan Pablo II reiteran en diversos documentos la misma enseñanza.

Como botón de muestra de que nada ha cambiado en estas ideas izquierdistas, supuestamente “progresistas”, desde el siglo XIX, transcribo las palabras de León XIII al respecto:

“Sin dificultad alguna conocéis, … que NOS hablamos de aquella secta de hombres, que bajo diversos y casi bárbaros nombres, de socialistas, comunistas, y nihilistas, repartidos por todo el orbe, y estrechamente coligados entre sí por inicua federación, ya no buscan sus defensas en las tinieblas de sus ocultas reuniones, sino que saliendo a pública luz, confiados y a cara descubierta, se empeñan en llevar a cabo el plan que ya hace tiempo concibieron, de trastornar los fundamentos de toda sociedad civil”. (Encic. Ad apostolici muneris).

Pio XI dice, en la Divini Redémptoris: “Este peligro tan amenazador, … , es el comunismo bolchevique y ateo que tiende a derrumbar el orden social y a socavar los fundamentos mismos de la civilización cristiana”.-

Después agrega: “Allí donde el comunismo ha logrado afirmarse y dominar, …, se ha esforzado por todos los medios, en destruir desde sus cimientos la civilización y la religión cristiana, borrando hasta su recuerdo en el corazón de los hombres, especialmente de la juventud”. Y agrega: “El comunismo es intrínsicamente perverso, y no se puede admitir que colaboren con él, en ningún terreno, los que quieren salvar la civilización cristiana”.

Estas palabras cobran plena vigencia al ver cómo se han quemado en Chile más de 100 iglesias a la fecha. Y cómo nihilistas, anarquistas, marxistas pululan por las aulas de las universidades, por colegios de educación media, y por las calles, y garabateando paredes con sus lemas: SIN DIOS NI LEY. DIOS NO EXISTE. MUERTE A LA POLICÍA, MUERTE AL PRESIDENTE. EL PUEBLO ARMADO NO SERA APLASTADO.

Juan Pablo II en sus mensajes al pueblo de Chile en 1987 dijo claramente que la lucha programada de clases y el uso de la violencia revolucionaria no son métodos moralmente válidos para un cristiano.

La Iglesia, como la masonería, pretende enseñar la fraternidad, aplicando como cemento de unión el amor fraternal para unir a todas las clases sociales, incluyendo a ricos y pobres, burgueses y proletarios, a clases medias y al mundo político, en una tarea gigantesca y nunca acabada, de hacer justicia, de educar en los valores del espíritu, la tolerancia, la igualdad y la libertad, creando una civilización democrática, de conocimiento y de amor, abierta a la trascendencia, al supremo bien y ordenador de los mundos.

Pero, igual que lo que le sucedió a la iglesia en la segunda mitad del siglo XX, la masonería fue infiltrada, tanto por doctrinas peligrosas, como por personas que ingresaron en sus logias. Y que, bajo el manto de la libertad de pensamiento y el agnosticismo de algunos líderes, fueron confundiendo los ideales masónicos, y en las actuales circunstancias han ido contribuyendo a profundizar las divisiones, y han promovido la ignorancia histórica, la deconstrucción de las doctrinas morales y esotéricas que le dieron el ser a la augusta institución, en la Gran Bretaña del siglo XVII y XVIII.

Doctrinas morales y filosóficas de inspiración cristiana, como es el rosacrucismo, el luteranismo, el calvinismo y el anglicanismo, que son sus raíces históricas más antiguas, por no mencionar el catolicismo de los templarios y los constructores de catedrales de la Edad Media.

Doctrinas masónicas no compatibles con el Nihilismo antimetafísico de Nietzche, ni con el marxismo leninismo. Recordemos de paso que en la Unión Soviética la masonería fue violentamente perseguida, y prohibida por 70 años. Lo mismo en la Cuba de Fidel Castro en sus primeros 30 años de gobierno. Mal negocio hacen los masones al apoyar movimientos de izquierda radical y violenta. Pues en el caso de un triunfo político de esas fuerzas y partidos, sus propias vidas estarían en peligro si se osaran oponerse a la revolución en aras de una moderación de las medidas de fuerza que son comunes en los regímenes marxistas.

La ingenuidad, la ignorancia, y el odio de clases dentro de las iglesias y dentro de las logias es una vergüenza para sus líderes, y una demostración de mala formación filosófica, religiosa y moral. Y es la causa de que muchos, perdiendo el discernimiento del Bien y del Mal, y de la Luz y de las tinieblas, ya no sepan los caminos de la Gran Obra ni del Bien Común del país.

En las iglesias y en las logias, tanto en Chile, como en otros países, se debería aprender de las lecciones de la historia del siglo XIX y XX, y así no dejarse ilusionar ni sugestionar por esos astutos ideólogos y manipuladores de conciencias. Y así estar alertas y atentos a la divina sabiduría, para conducir y alimentar debidamente al pueblo o al rebaño que el Divino Arquitecto les encomendó.

 

Fernando Laredo Cárter, Profesor de Filosofía y Religión.

 

VISITAS

599 visitas

Por favor síguenos y danos un Like

3 comentarios en “Cristianismo, Masonería y Marxismo”

    1. BRUNO GRONDONA

      Muy interesante y vigente con este estallido social . De partida ya hace muchos años que no se imparte en los colegios y liceos formación católica y moral . La sociedad cada vez más materialista y el núcleo familiar corrompido y disuelto por la droga y por el libertinaje donde los hijos quedan solos o en manos de servicios estatales de custodia que tienen vicios y deshumanidad ,hemos formado verdaderos satanes
      manipulados por doctrinas de izquierda incrementando el odio y resentimiento y asusados a cometer está insurrección .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te gustó este blog? Por favor compártelo :